La DGT envía etiquetas ambientales para 4,3 millones de coches

Distintivo Ambiental

Las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, promoverán los sistemas de transporte público y privado menos contaminantes.

Son cuatro los distintivos ambientales creados en función del impacto  medioambiental de los vehículos y los mismos, clasificarán y graduarán el 50% del parque más eficiente.

Esta categorización tiene su origen en el Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016 (Plan Aire) en el que se afirma que tanto las partículas como el dióxido de nitrógeno tienen en el tráfico rodado la principal fuente de emisión en las grandes ciudades y propone la clasificación de los vehículos en función de los niveles de contaminación que emiten.

La  clasificación del parque tiene  como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un  instrumento eficaz al servicio de las  políticas municipales,  tanto restrictivas de tráfico en episodios de alta contaminación, como de promoción de nuevas tecnologías a través de beneficios fiscales o relativos a la movilidad y el medio ambiente.

La colocación del distintivo es voluntaria. Sin embargo, y dado que facilita  la rápida identificación de los vehículos menos contaminantes, le recomendamos que lo adhiera en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero, si se dispone de él, o en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo.

Los vehículos que se matriculen desde la implantación de cada uno de los distintivos ambientales, recibirán su distintivo junto con el permiso de circulación, en el momento que se matriculen. En el caso de los vehículos ya matriculados, la DGT con la colaboración de Correos, hará llegar a los titulares de vehículos el distintivos ambientales que le corresponda.

nuevos distintivos ambinetales para vehiculos

  Tras el envío de las etiquetas para coches eléctricos, en marzo, e híbridos, en junio, ahora le ha llegado el turno al gran contingente de coches de categorías B y C, que engloban todos los turismos de gasolina matriculados a partir del 2000 y diésel a partir del 2006, así como todos los de más de ocho plazas con independencia del año. Los distintivos, que llegan por correo ordinario, se recomienda adherirlos en la parte inferior derecha del parabrisas para permitir su visibilidad.

A LO LARGO DEL 2017

  La primera remesa de la DGT está formada por unos 4,3 millones de etiquetas para vehículos de categoría B y C matriculados en las provincias de Madrid, Barcelona, Granada, Sevilla y Valencia, áreas metropolitanas que concentran los problemas de mala calidad del aire en España. Los envíos continuarán en el 2017 con el resto de provincias.

  Como destaca la propia DGT, se ha optado por incentivar los vehículos más ‘saludables’ en lugar de criminalizar a los más contaminantes. “Los titulares de los vehículos más antiguos y contaminantes no recibirán distintivo ambiental”, insiste. Uno de los problemas es que las etiquetas se han ceñido exclusivamente al año de fabricación, y no a la cilindrada del vehículo.

  Por ahora no está previsto obligar a etiquetar, aunque no hacerlo puede suponer no gozar de las posibles ventajas. A efectos prácticos, aunque varía mucho según el municipio, los coches que disponen de una etiqueta 0 (eléctricos) o Eco (híbridos o propulsados por gas natural, entre otros) ya se benefician de algunas ventajas como son la posibilidad de aparcar de forma gratuita en las llamadas zonas azul y verde, así como circular por el carril bus-VAO con independencia del número de pasajeros y gozar de descuentos en los peajes de autopistas, como sucede en Catalunya.

que indican los distintivos

  Además de muy visibles, las etiquetas son una solución barata y sencilla para municipios sin grandes recursos, pero la DGT avala que se complemente con otros sistemas como la lectura automática de las matrículas, como ya se hace en Madrid para prohibir el acceso de los no vecinos a determinadas zonas del centro.

  La clasificación de los vehículos mediante etiquetas emana del Plan Aire, un programa de acción para mejorar la calidad ambiental de las ciudades españolas, especialmente Barcelona y Madrid, que todavía incumplen las normativas europeas. Los criterios para clasificar los turismos son el resultado de un trabajo encabezado por la DGT en el que han participado los ayuntamientos de Madrid y Barcelona y la Generalitat de Catalunya, entre otros organismos, así como especialistas en calidad del aire de diversos centros científicos.

Fuentes: La DGT y El Periodico.