EL BANQUETE

  La palabra “banquete” proviene del término francés banquet que a su vez vendría del italiano ban-chetto haciendo alusión los bancos alargados que rodearían las mesas en ágapes y festejos romanos en los que participaban un gran número de personas que generalmente ostentaban una cierta categoría social.

  Algunos estudiosos afirman también que el término ágape tendría su origen en la palabra griega agápe, que significa “amor”, a la que simplemente se le cambió el acento para pasar a significar “fiesta gastronómica multitudinaria”. Ya San Pablo, en sus cartas a los corintios se refiere al ágape como término utilizado para las reuniones en las que los primeros cristianos acababan consagrando el pan y el vino.

  Los banquetes de la edad media y del renacimiento solía enmascarar reuniones políticas o sociales donde solamente se encontraba gente de la nobleza, militares y de clases sociales más pudientes para entablar acuerdos y pactos

  Es entonces, a partir del Renacimiento, cuando los refinamientos de la gastronomía italiana fueron ganando influencia en los círculos más privilegiados, que entre ellos organizaban sus fiestas culinarias con cierta frecuencia. El tenedor, una pieza muy exclusiva reservada únicamente a las clases más altas, comenzó a extenderse entre el pueblo, que hasta entonces comía ayudado únicamente de las manos o como mucho de algo parecido a una cuchara para coger las partes más blandas o deshechas.

  La costumbre de seguir reuniéndose para comer una gran variedad de platos y cada vez más suculentos, se mantuvo hasta muy avanzado el siglo XVIII,  hasta que el francés Brillat-Savarín, autor del que se considera el primer tratado de gastronomía, titulado “Fisiología del Gusto”, (1825) abogó por la moderación en beneficio de la calidad, asegurando que “solamente el hombre de espíritu sabía comer”.

  El acercamiento definitivo a la cultura gastronómica actual se produjo ya en el XIX, cuando un crítico gastronómico llamado Alexandre Grimond de la Reynièree (para algunos estudiosos el primero que se definió realmente como crítico de gastronomía) forzó a través de sus escritos a que la costumbre de servir las comidas o cenas por grupos de varios platos servidos a la vez fuera modificada.

  Grimond de la Reynièree impuso socialmente la fórmula actual de servicio plato a plato, con la que se conseguían grandes ventajas culinarias como la de asegurarse el hecho de comer los platos verdaderamente calientes o fríos, según sus características y sobre todo que el comensal centrara toda su atención en un solo plato, juzgándolo y valorándolo por sí mismo.

 Por definición del diccionario de la Real Academia Española, un banquete es: Comida a que concurren muchas personas, invitadas o a escote, para agasajar a alguien o celebrar algún suceso. Y también lo define como: Comida espléndida.

  El banquete, es una comida que se organiza con el motivo de celebrar un determinado acontecimiento (una visita oficial, una boda, un aniversario, etc.).

 Hay otros muchos tipos de “comidas” que se organizan para otras ocasiones, y que no revisten de la misma importancia que un banquete (lunchs, vinos de honor, cóctel, etc.).

Servicio a plato servido

Servicio de Bufé

Servicio en estaciones

 El banquete puede tener un aperitivo previo o una continuación; puede ir seguido a su término de un baile o un espectáculo. Todo ello debe guardar relación con el motivo de la celebración.

Fuente: Diario de Gastronomía