El secreto de la felicidad es marrón y comestible.

El secreto de la felicidad es marrón y comestible.

corazon de chocolate

Estamos hablando, nada más y nada menos, del chocolate.

 El chocolate es un estupendo antídoto contra la tristeza, un regalo para el paladar, un dulce que no deja indiferente a nadie y, sobre todo, un alimento con propiedades muy saludables, siempre y cuando lo tomes con moderación. Dos o tres onzas al día (20 g como máximo) son suficientes, porque es un alimento muy energético.

¿Conoces sus propiedades?

 El cacao es muy rico en polifenoles, sobre todo en flavonoides, unos antioxidantes que nos protegen del daño producido por agentes exteriores como la contaminación ambiental. Actúan neutralizando los radicales libres responsables de la oxidación celular y el envejecimiento de los tejidos. El chocolate negro es el que mayores cantidades de estas sustancias contiene (casi el doble que el chocolate con leche), pero para beneficiarte de sus efectos debes tomarlo a diario: en taza, en onza o los productos de Vitalinea.

 Numerosos estudios han puesto de manifiesto el papel que juegan los polifenoles en la salud del corazón, favoreciendo la circulación y la fluidez sanguínea.

 Además de proteger el corazón, el chocolate es un gran aliado de otro sistema orgánico, el digestivo, por su alto aporte de antioxidantes que ayuda al normal funcionamiento del intestino. De hecho, el cacao ya se utilizaba en el siglo XVI, en muchos países de Europa y en América como remedio natural. Por otro lado, el negro es también muy rico en fibra, que ayuda a reequilibrar la flora intestinal.

Negro o con leche, ¿cuál elegir?

 La mayor concentración de antioxidantes, principales responsables de los beneficios que aporta el chocolate, está en el negro (aquel que tiene una concentración de cacao superior al 70%). Tiene también más cantidad de magnesio y de fósforo que el chocolate con leche, que es más rico en calcio.

Para saber el porcentaje de cacao es importante que mires la etiqueta: puedes encontrar uno negro con un 35% de cacao y otro con leche con un 40%.

Dos o tres onzas al día (20 g como máximo) son suficientes para obtener todos sus beneficios saludables.

         Falsos mitos

 

 

” Provoca caries.”  No sólo no las produce, sino que incluso las evita. Los taninos que contiene frenan la formación de la placa dental y reducen el crecimiento de las bacterias. Pero, para compensar el efecto del azúcar que aporta el chocolate, es fundamental mantener una buena higiene bucodental.

“El chocolate con leche es el mejor para los niños”. No es del todo cierto. El chocolate negro aporta más cacao y por tanto tiene más efectos beneficiosos sobre la salud. Ahora bien, es posible que el niño prefiera el sabor más suave del chocolate con leche. Además, el cacao puede tener un cierto efecto excitante que hay que tener en cuenta.

“El chocolate produce acné”. Esta relación se ha mantenido durante mucho tiempo, sin embargo nunca se ha podido demostrar científicamente. Lo cierto es que hay muchísimas personas que comen chocolate sin problemas en la piel.

“El chocolate negro no engorda”. Sería genial pero el chocolate negro, o sea con más de un 50% de cacao, aporta
una energía muy similar al chocolate con leche. Unas
550 Kcal/100 g.

“Las personas con problemas con el colesterol no deben tomar chocolate”. Eso depende. Si se trata de un chocolate negro y que aporta sólo la grasa del cacao no hay ningún problema. De hecho hay estudios que demuestran que el cacao tiene sustancias beneficiosas para el sistema cardiovascular

.

“Cuando se hace dieta hay que eliminar el chocolate”. Falso. Cuando se quiere perder peso o simplemente disminuir la energía de la dieta, lo que hay que hacer es ajustar la cantidad de chocolate. Exactamente igual a como se debe actuar con otros alimentos que son energéticos pero nutritivos. No hay que confundir energético con insano.